La Técnica Alexander no enseña posturas correctas

SONY DSCA pesar de que casi todos los profesores de la Técnica Alexander hacen hincapié en que no enseñamos posturas correctas, la mayoría de la gente sigue definiéndola como algo que tiene que ver con la postura. Yo no les culpo, les entiendo perfectamente porque si para mí es bastante complicado explicar esta técnica, (así, rápidamente a cualquiera que te lo pregunte fuera del contexto de una clase), para ellos mucho más. Pero ¿qué es la postura? y ¿por qué nos es más fácil describir la Técnica Alexander con esa palabra?

Si buscamos la definición de la RAE de postura:

“Planta, acción, figura, situación o modo en que está puesta una persona, animal o cosa.”

se nos queda demasiado escueta, aunque me gusta lo de “planta”.

La definición en wikipedia es demasiado larga aunque, nos da una idea más acertada de a lo que solemos referirnos con esa palabra.  Pero pensemos en los distintos significados que tiene normalmente:

  1. aspecto corporal:
    • la colocación del cuerpo en relación al espacio: sentado, de pie, de puntillas, tumbado, a gatas, apoyado en la pared… etc.
    • el cuerpo en relación a sus partes: la cabeza erguida, sacando pecho, encogido de hombros, sacando tripa, metiendo tripa, encorvado, recto…etc.
  2. aspecto psicológico:
    • con relación a emociones, ideas, prejuicios, actitudes, modas, hábitos de pensamiento: alegre, contento, triste, arrogante, tímido, altivo… etc.
Al final me quedo con la definición del diccionario británico Oxford de “posture”:SONY DSC
  1. una posición determinada del cuerpo.
    1. la manera característica en que alguien sostiene su cuerpo cuando está de pie o sentado.
    2. un determinado enfoque o actitud.
    3. una manera de comportarse que pretende dar una falsa impresión; una pose.¹

Todo esto que hemos nombrado, a lo que nos referimos con postura, es algo que percibimos con la vista, en el caso de que sea la postura de otra persona, y además tenemos la propiocepción, cinestesia, si es la nuestra propia. Entonces si quisiéramos cambiar la postura de otro, con lo único que nos podríamos guiar sería con la vista y con el concepto que tengamos de la postura correcta, que suele ser algo con simetría y líneas rectas. Si la TA o cualquier otra técnica tratara de esto no necesitaríamos ninguna técnica ni nadie que nos corrija. Con tener un dibujo de cuál es la postura correcta, nosotros mismos podríamos hacerlo porque además de guiarnos con la vista contaríamos con nuestra sensibilidad propioceptiva, lo único que nos faltaría es saber cuál es la postura correcta. Los fisiólogos estarían encargados de facilitarnos ese esquema de la postura correcta y asunto arreglado. 

Creo que así ya queda claro que no va de corregir posturas. Pero, vamos a buscar entonces qué relación es la que encuentra la mayoría de la gente entre  la TA y la postura:

Cuando has tenido la experiencia  de una o varias clases con la TA, no sabes muy bien qué es lo que ha cambiado y cómo exactamente. Qué es lo que ha hecho el profesor para producir esos cambios, qué es lo que has hecho tú en medio de esto. Tienes sensaciones nuevas no sólo durante la clase sino de camino a casa, el resto del día y al día siguiente.  Las sensaciones difieren de persona a persona y también durante el tiempo. Las más típicas suelen ser las sensaciones de ligereza, como si te hubieran quitado un peso de encima, facilidad en el movimiento, parece que estás más alto y más ancho, luego hay muchas más: como si de repente te hubieras dado cuenta de cómo se usan tus piernas y andas totalmente distinto, mucho más agradable. Y este re-descubrimiento del andar no te creas que te pasa sólo una vez, puede pasarte muchas veces durante tu vida. Hablar de estos descubrimientos y sensaciones cuesta porque cuando se expresan suenan bastante estúpidas y se quedan muy lejos del logro que has conseguido. En cambio, la postura es algo más tangible, más visible, y que las otras personas pueden notar que tu postura ha cambiado. Otra razón es que se puede hablar más abiertamente de la postura que de cambios más personales, como por ejemplo: “ya no me siento tan tímida constantemente”, o “tengo más energía”, “ya no me deprimo tanto”, “mi incontinencia  se ha solucionado”, etc.  Entonces la postura es una de las cosas que cambian cuando haces Técnica Alexander pero no está limitado a eso.

La Técnica Alexander no te va a enseñar posturas, lo que te puede enseñar es que la postura es algo muy complejo y dinámico. Tu postura es el resultado de tus hábitos (físicos y mentales), actitudes, ideas preconcebidas, experiencia, aprendizaje, imitación, cultura,… por lo tanto, lo que aprendes a cambiar es tu comportamiento, tu relación con el exterior y tu espacio interno.

 

 

  1.  Traducido por María Simarro García.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s