Hábitos democráticos

Creo que todos, o la mayoría, podemos decir que apoyamos la democracia. Estoy completamente a favor de exigir a nuestros responsables políticos y a los poderes públicos que actúen de manera democrática y que respeten y cumplan las normas del juego. Pero en la esfera personal, en los círculos del ámbito privado: familiares, compañeros de trabajo, compañeros de tiempo libre, es decir, en cuanto hay un grupo de personas que quieren hacer algo juntos, (aunque sea comer en un restaurante y pagar entre todos a escote) ¿con qué normas de conducta aprobadas por nuestro entorno social nos regimos?

Vamos a fijarnos primeramente en algo que me parece curioso que es el lenguaje que usamos:

Si alguien de un grupo se aprovecha para sacar beneficio personal por encima de todos ¿qué se le suele llamar? Se le suele llamar «listo», «espabilado». Y los demás miran para otro lado. No se le piden responsabilidades, ni se le juzga socialmente por su juego sucio. “Si tienes un problema con esto, haberte aprovechado tú”. Es el juego de o te aprovechas tú, o se aprovechan de ti.

¿Por qué somos así? 40 años de dictadura han cultivado en nuestra idiosincrasia o cultura hábitos dictatoriales en las relaciones personales que ahora forman parte de lo que consideramos “normal”. Esto es más evidente en cuanto hay un grupo de personas en el que tiene que decidirse qué se hace y cómo se va a pagar.

En este contexto donde hay que proponer qué o cómo hacer algo, dar una opinión y sus razones para sostenerla, muy a menudo es interpretado como una ofensa por la persona que ha expresado una opinión contraria, pero que la ha expresado primero. El primero que propone algo es el que gana el argumento y no el que mejor defienda su punto de vista. Luego se recurre al estado de la otra persona, si no está calmada, si no tiene buenas formas (según su propio criterio), si es demasiado serio, o cualquier otro detalle que desvíe la atención de lo que se está hablando y se enfoque toda la conversación en algo completamente irrelevante y subjetivo. Estas son las únicas reglas de la argumentación española que se aplican. Vale mentir, responder a otra cosa diferente a la que se pregunta, no presentar con claridad lo que se defiende, sacar estadísticas y conocimiento ficticio de lo que piensa la mayoría.

No hay mentalidad o costumbre de proteger a los desaventajados dentro de un grupo, se les tiene en cuenta sólo para que paguen. Pagar es lo único que creen que hacen democráticamente, sin tener en cuenta qué es lo que sería más justo.

Toleramos que nos impongan algo porque eso significa que si eres el próximo espabilado podrás imponer tú al resto y salirte con la tuya. Claro, siempre que estés en el círculo pequeño de espabilados que domina las decisiones del grupo aprovechándose de su ventaja ya sea por poseer más información, más respeto dentro del grupo, más amistades o lo que sea.

Somos maestros de la defensa de actos corruptos y antidemocráticos, eso sí, con mucha alegría y ligereza. ¿Y cómo se puede defender esto? Una de las maneras es que se centren en qué es lo que gana uno en todo esto personalmente: “No tiene ninguna importancia. No va a cambiar nada en tu vida. Esto no es importante para ti.” Quitarle importancia al respeto de las formas democráticas o de lo justo o injusto de una decisión por lo que se va o no a sacar de ello. No es importante el respeto a las personas que no son tus amiguitos pero que forman parte del grupo. En cambio, a lo que se le da importancia y a lo que se sobrevalora es al ímpetu, la iniciativa, el querer organizar, el querer hacer cosas aunque la cosa que se quiera hacer sea aprovecharse de los demás para propio beneficio personal. El organizador por encima de los fines que consigue con su organización.

La democracia deberíamos de aplicarla en nuestra esfera privada. Un buen hábito que cultivar, empezando por las cosas pequeñas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s