¿Qué es la Técnica Alexander?

La Técnica Alexander es un método para ayudarse a uno mismo. Su propósito es el de ayudar a la gente a evitar hacer cosas que son perjudiciales para su bienestar general. El método es único porque, a diferencia de la mayoría de métodos que recomiendan qué o cómo hacerlo, éste enseña qué no hacer y cómo evitarlo. Por lo tanto la Técnica requiere, antes de nada, una demostración práctica, transmitiendo la experiencia de qué acciones son incorrectas; y luego una clara instrucción sobre cómo se pueden evitar.

El origen de la Técnica se remonta a 1894. Nace de la experiencia que obtuvo F.Matthias Alexander con respecto al uso de su voz, como actor e intérprete de recitales dramáticos. Él no tenía formación científica en anatomía y fisiología, pero, a través de la observación y la experimentación, consiguió adquirir un conocimiento a fondo que le hizo posible superar sus problemas con el habla y la respiración que le habían causado malestar persistentemente. Cuando ciertos eminentes científicos posteriormente experimentaron por sí mismos el trabajo de F.M. Alexander, afirmaron que cumple con todos los principios del método científico.

¿Por qué, entonces, es tan difícil de describir la Técnica Alexander con palabras sencillas? ¿Por qué, al leer información sobre ella, la gente culta y con educación científica a menudo no logran comprender su significado?

Por un lado el concepto de «no-hacer», de «no hagas esto o lo otro»[1], puede evocar reacciones emocionales negativas. La gente prefiere que le aconsejen qué hacer. Quieren una instrucción positiva. Y por el otro lado, el lector, sin ningún conocimiento técnico de equilibrio, movimiento y postura, apenas puede apreciar el significado científico de lo que Alexander observó al estar delante de un espejo.

Él demostró empíricamente que su cuello no debía de agarrotarse en ninguna postura y movimiento, sino que debía de permitirse que su cabeza adoptara una cierta posición preferente con relación a su cuello y cuerpo (que él describe como «cabeza-hacia-delante-y-arriba») y que esto ocurra como consecuencia de una pose libre, alerta, o estado de equilibrio y aplomo.

Investigaciones científicas recientes sobre la orientación de la cabeza y postura en vertebrados, indican que hay una orientación de la cabeza preferente que los animales mantienen en una variedad de comportamientos. Está asociado con una pose de alerta y una extensa capacidad acrobática. En los vertebrados vivos implica mantener los canales semicirculares, o el canal semicircular lateral, (una parte del órgano de equilibrio o el aparato vestibular), en una posición al nivel del horizonte aproximadamente.

Las investigaciones sobre la neurofisiología del equilibrio, postura y locomoción han surgido relativamente hace poco, pero hasta donde se ha llegado tienden a confirmar las conclusiones empíricas de Alexander y debería de llevar a la larga a un entendimiento y aceptación de su Técnica.

© 01.01.2004 by Walter Carrington (www.mouritz.co.uk.).

Traducido por ©2011 María Simarro García[2].


[1] En inglés era «thou shalt not», que es el principio de la mayoría de los diez mandamientos.

[2] Si quieres usar este texto en parte o totalmente ponte en contacto conmigo, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s